El reglamento de uso público del Parque Nacional del Teide promueve su conservación

El documento propone mejorar servicios y desecha el cobro a residentes por el tránsito o visita

El trabajo de CC en el Cabildo de Tenerife está enfocado a la protección del entorno natural de la Isla. Un claro ejemplo es el Reglamento de Uso Público del Parque Nacional del Teide, cuya tramitación ha comenzado, en base al acuerdo institucional firmado por todos los partidos políticos presentes en el Cabildo en 2016, sobre la gestión del Parque Nacional del Teide. El documento se somete a partir de esta semana, a un periodo de un mes de información pública, en el que la ciudadanía y todo tipo de colectivos podrá presentar alegaciones. Dicho plazo concluirá el 20 de febrero.

Los principales puntos de dicho documento se resumen en los siguientes:

Pagos.

Son los/as turistas quienes realmente suponen una carga ambiental al parque y será a este sector al que se orientará el cobro de dichos servicios. Las personas residentes no pagarán o lo harán de manera testimonial. El documento deja claro que solo se cobrará el servicio que se preste, pero no el acceso, ni la mera visita.

Aparcamientos.

Aún no se ha decidido el precio en una medida que está pensada principalmente para el turismo. Las personas residentes dispondrán de descuentos que harán el pago testimonial, que será quien mantenga el peso económico.

Se trata de espacios de estacionamientos vigilados, con servicios que además va a contribuir a una visita más sostenible al parque, al potenciarse la visita en transporte público.

Entrar al Parque.

No se cobrará por entrar a este espacio natural, las tarifas serán para servicios complementarios que tienen por finalidad contribuir a la financiación del mismo y como mecanismo regulador de la capacidad de carga. Sólo se cobrará a quienes quieran conocer el parque junto a una guía, la entrada a los centros de visitantes u otros servicios complementarios definidos en el borrador del reglamento.

En ningún caso las personas residentes verán mermadas la posibilidad de subir al Teide como se viene haciendo en la actualidad. Es falso que se quiera privatizar el acceso al Teide. Para acceder al Pico, como ocurre en la actualidad, hay que disponer de un permiso emitido por el Parque Nacional del Teide. Eso es ahora así y lo será en el futuro.

Los servicios de pago serán ofrecidos directamente por el Cabildo o Parque del Teide o a través de empresas públicas. No por empresas privadas. Actualmente hay servicios turísticos que usan el Teide como reclamo que cobran a los/as visitantes y que hay que ordenar para reducir la carga, aumentar y mejorar la experiencia de la visita de forma que además parte de esos beneficios privados que ahora se generan también contribuyan a sostener la conservación del Teide.

Todo lo ingresado por esos servicios tendrá destino público se utilizará en la mejora y mantenimiento del aumento de la vigilancia y limpieza entre otras actividades.

Es por esto que no se trata de tener más personas en el Teide sino de visitas más satisfactorias y de calidad, además de organizar la capacidad de carga del parque que cada vez más se encuentra sometido al uso desmedido del vehículo privado.

El reglamento está en información pública después de un proceso de participación ciudadana de más de un año que ahora completaremos con las alegaciones que se recibirán. La intención es que entre en vigor en el año 2020, tras un proceso de participación transparente.