CC-PNC solicita la puesta en marcha de un programa afectivo-sexual y de género destinado a la juventud

El grupo nacionalista señala la necesidad de que el Cabildo desarrolle un programa para favorecer el desarrollo integral de los jóvenes
Santa Cruz de Tenerife, 6 de Noviembre de 2019. El grupo de CC-PNC en el Cabildo de Tenerife solicita la puesta en marcha desde el área de Juventud de un programa afectivo-sexual y de género con el objetivo de dar respuesta a una realidad que ha cambiado en los últimos años y que demanda nuevas respuestas desde las administraciones públicas. La portavoz adjunta del grupo nacionalista, Verónica Meseguer, señala que “es importante contar con un programa específico porque la educación afectivo-sexual y de género de los jóvenes es fundamental a la hora de prevenir comportamientos de violencia de género, entre otras cosas”.
“Somos seres sexuados y esto es algo que nos acompaña desde el nacimiento y que tiene un papel esencial en el proceso de desarrollo de las personas. Los jóvenes tienen que conocer y comprender sus relaciones sexuales, afectivas y las nuevas formas de relacionarse a través de las redes sociales. Estamos hablando de estereotipos de género, de identidad sexual y de autoestima. Todo esto influye en nuestros pensamientos y sentimientos y, en consecuencia, en nuestras acciones”, señala Meseguer.
Para la portavoz nacionalista, “es importante que los jóvenes reciban esta formación porque así pueden superar los riesgos que van a encontrar, al tiempo que pueden afrontar con garantía las etapas de maduración física y psíquica. De esta forma, pueden establecer comportamientos sexuales de manera sana y comportarse de forma adecuada en la edad madura”.
Por otra parte, Verónica Meseguer señala que “vivimos en el mundo de la tecnología (Instagram, Snapchat, Twitter, Facebook) y los jóvenes tienen acceso al mundo sexual de manera precoz, pudiéndose producirse comportamientos no deseados como el sexting o el grooming. Por eso es importante que los jóvenes estén formados y que esa labor se haga de una forma organizada desde el Cabildo, con un conjunto de acciones (talleres, charlas, actividades) en las que también se involucre a la comunidad educativa”.
El plan debe favorecer el crecimiento personal y el desarrollo integral de los jóvenes y también sirve como herramienta para prevenir la violencia de género, la discriminación por razón de sexo, los estereotipos y para eliminar los tabúes y mitos. “Esta educación es una actividad pedagógica y supone un derecho de niños y jóvenes que está recogido por la Organización Mundial de la Salud, junto con otros derechos sexuales como la libertad, equidad, privacidad; todo ello para construir una sociedad en que las personas puedan convivir en igualdad y sin discriminaciones. Por eso es necesario que el Cabildo lidere este modelo preventivo que lo que pretende es favorecer el crecimiento personal de los más jóvenes en algo tan importante como es el desarrollo de la afectividad y de la sexualidad de una forma saludable”, concluye la portavoz adjunta de CC-PNC.