“La alcaldesa de Santa Cruz rechaza una moción para mejorar El Bloque y la playa Acapulco, en el litoral de Valleseco”

El presidente del grupo CC-PNC, José Manuel Bermúdez, considera que la negativa de Hernández y su equipo de gobierno, incluido Unidas Podemos, “solo se justifica porque lleva la firma de Coalición Canaria y porque responde a un proyecto aprobado en el mandato anterior”.
Santa Cruz de Tenerife, 29 de Noviembre de 2019. El presidente del grupo municipal CC-PNC, José Manuel Bermúdez, considera “que el rechazo de la alcaldesa a la propuesta de mejorar El Bloque y la playa Acapulco, en el litoral de Valleseco, presentada ante el Pleno, solo se justifica porque la hemos defendido nosotros y porque responde a un proyecto aprobado en el mandato anterior, sin reparar en el beneficio que tendría no solo para los vecinos de esta zona sino para el común de los usuarios”.
“La única pretensión de nuestra moción era que, mientras los vecinos esperan por la ejecución de las obras en la zona de charcos, fruto de la compleja tramitación impulsada durante el gobierno de Coalición Canaria, que solo estaba pendiente del trámite de su firma, esta otra actuación permitiría disfrutar de manera inmediata de estas dos zonas de baño más dignamente y con algunos servicios básicos muy necesarios”.
En este sentido, el exalcalde insiste en que solo se puede explicar desde la insistente posición de despreciar todo lo realizado con anterioridad, ya que “lo único que pretendía era habilitar un solárium, un pequeño parque infantil, unas duchas, unas papeleras, unos bancos y mejorar el acceso a las playas”.
En la misma línea, el gobierno municipal de Patricia Hernández ha bloqueado otra moción de CC-PNC, referida en este caso a los Presupuestos de la Comunidad Autónoma. “Nuestra iniciativa perseguía mejorar el trato concedido a Santa Cruz de Tenerife en el proyecto presupuestario del Gobierno de Canarias para 2020, introduciendo enmiendas que redunden en acciones de mayor contenido social o desarrollo de infraestructuras”, explicó el portavoz nacionalista, Juan José Martínez.
Así, se planteaban actuaciones como la rehabilitación del Balneario de Santa Cruz de Tenerife para destinarlo a centro sociosanitario y de participación vecinal, dotándolo con 1.000.000 euros; la continuación de las obras de la Vía Ofra-El Chorrillo, con 3.000.000 euros; la rehabilitación y techado de polideportivos en centros escolares públicos, con 1.250.000 euros; la descentralización del Centro Municipal de Acogida, con 2.500.000 euros, mediante la creación de 4 centros para personas sin hogar; la redacción del proyecto constructivo de la Ciudad de la Justicia, con 1.250.000 euros, y la modificación del destino de 9.000.000 euros previstos para la adquisición de la sede de la Consejería de Educación y Universidades, dirigiéndolos a fondos para lucha contra la pobreza y PCI.
Por el contrario, entre las mociones de CC-PNC aprobadas por el pleno “destaca la que reafirma el compromiso municipal de reconvertir el antiguo Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Buenaventura Bonnet, sito en el barrio de Ofra de la capital tinerfeña, en un centro de carácter sociosanitario que ofrezca respuesta a las necesidades de diferentes colectivos del municipio”, explicó Martínez.
También obtuvo el visto bueno la realización de un estudio técnico para la rehabilitación de los pasajes Pisaca y Segundo de Ravina, en El Toscal, con el fin de sustituir el arbolado actual por otro más acorde con el espacio existente y reparar los desperfectos causados en el pavimento por las raíces de los árboles, teniendo en cuenta la necesaria accesibilidad de las personas con movilidad reducida.
Igualmente salió adelante la moción nacionalista que insta a licitar la obra de rehabilitación del edificio BIC sito en el número 8 de la calle Cruz Verde, según el proyecto técnico aprobado por la Junta Municipal de Gobierno el 11 de marzo de los corrientes, con destino a la Unidad de Trabajo Social (UTS) del Distrito Centro-Ifara.
De manera unánime se aprobó también la moción por la que se insta a diseñar campañas informativas y de divulgación sobre la realidad de la compra-venta de personas; además de formar e informar a los jóvenes, en lugares como los centros educativos o puntos de ocio, entre otros, implicando a toda la comunidad educativa de la ciudad, apoyar al tercer sector especializado en esta materia y contemplar a las víctimas de trata como perfil preferente para la obtención de ayudas de emergencia, entre otras medidas.